Activista es investigada por defender los derechos humanos

Helena Maleno, activista y especialista de los derechos humanos, en la mira de la justicia marroquí por salvar la vida de miles de migrantes. Colectivos catalogan a la acción como una persecución a los derechos humanos.


LVM Play

Helena Maleno, activista española por los derechos humanos del migrante y fundadora del colectivo Caminando Fronteras, es investigada judicialmente por los delitos de tráfico de personas y asociación de malhechores por la justicia marroquí luego de que la policía española enviara el caso del año 2016, que fue archivado por falta de pruebas, para que vuelva a ser abierto en el país africano.

La activista ya ha sido llamada dos veces en lo que va del año a declarar ante un juez en el  Tribunal de Apelación de Tánger, ciudad de Marruecos en la que reside desde hace dieciséis años con su familia. En las declaraciones explica su enlace con Salvamento Marítimo de España, entidad a la que Maleno habría realizado llamadas alertando de alguna embarcación en riesgo de hundirse y, según el expediente enviado desde España, estas serían una prueba de delito al favorecimiento de la migración ilegal.

La defensa de la activista declara que ni una sola pregunta por parte de las autoridades Marroquíes se salen de la línea investigativa del caso español. Según el juez del Tribunal, no hay ninguna prueba de que el caso se encuentre en el Archivo Nacional por lo que legalmente se puede continuar con la investigación. Mientras tanto, de ser encontrada culpable la condena iría de meses en prisión junto con una multa hasta cadena perpetua.

Caminando Fronteras también estaría siendo investigada por los supuestos delitos, por lo que obstaculizarían el trabajo humanitario que hacen por el migrante, especialmente por inmigrantes africanos que cruzan el Mediterráneo buscando llegar a tierra española. Helena junto al colectivo han salvado miles de vidas desde la primera llamada y han mejorado las condiciones de vida, de movilidad y de trabajo de inmigrantes que han logrado cruzar el estrecho; sin embargo, han recibido amenazas por su labor, así lo denuncia el colectivo en su cuenta de twitter.

Las amenazas, según miembros de Caminando Fronteras, son frecuentes e incluso en el año 2014 Helena Maleno sufrió un intento de asesinato cuando trató de defender a un grupo de mujeres que estaban siendo atacadas en un acto machista y racista.

Desde que diversos medios de comunicación dieron a conocer la investigación que está llevando a cabo en contra de Maleno, organizaciones se han solidarizado con el caso y han hecho una petición de firmas para que se entreguen pruebas de que el caso ya no está en marcha.

Compañeros de Maleno en el colectivo dicen que se trata de acoso judicial por autoridades españolas ante acciones activistas que quieren amedrentar, además de querer al caso como un ejemplo para aplacar a otros colectivos que quieran ofrecer el mismo tipo de ayuda.

Mientras tanto, el caso sigue en pie y Helena se ha estado defendiendo con ayuda jurídica de otras organizaciones activistas ya que la entidad consular española no se ha hecho presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *